Inicio | Conceptos básicos | Gestión Integral del Riesgo
La Gestión Integral del Riesgo PDF Imprimir E-mail

Cuando se habla de Gestión Integral del Riesgo en organizaciones pensadas para el desarrollo de políticas públicas de atención a situaciones de emergencias o desastres, conviene precisar que estamos considerando cierto tipo de riesgos. Esencialmente se piensa en emergencias o desastres ocasionados por eventos de tipo socionatural o tecnológicos.

 

El riesgo se define relacionando la amenaza con la vulnerabilidad. Se entiende por amenaza la probabilidad de que un fenómeno de origen natural, socionatural o antrópico se presente con cierta intensidad en un sitio específico y dentro de un período de tiempo, con potencial de producir efectos adversos sobre las personas, los bienes y el medio ambiente. La vulnerabilidad, por su parte, expresa las características y circunstancias de una comunidad, sistema o bien, que los vuelven susceptibles a los efectos dañinos de una amenaza.


En términos generales, la gestión del riesgo se define como un proceso complejo cuyo fin último es la reducción o la previsión y control permanente del riesgo de desastre en un sociedad, en consonancia con  el logro de pautas de desarrollo humano, económico, ambiental y territorial sostenibles.

 

Componentes de la gestión integral del riesgo


- Se trata de un proceso social complejo, que involucra a múltiples actores.

- Sin excluirlo, su objetivo no se limita a la preparación para responder adecuada y oportunamente a las emergencias y desastres. Pero hace foco en controlar los factores de riesgo para evitar que se transformen en desastres.

- Debe estar ligado a los procesos tendientes al desarrollo humano, económico, ambiental y territorial sustentable.

 

Conceptos básicos de la gestión integral del riesgo

  • Prevención medidas y acciones, de carácter técnico y legal, dispuestas con anticipación para evitar o impedir que se presente un fenómeno peligroso, o para evitar o reducir su incidencia sobre la población, los bienes, los servicios y el ambiente.
  • Preparación: son las actividades de carácter organizativo orientadas a asegurar la disponibilidad de los recursos y la efectividad de los procedimientos necesarios para enfrentar una situación de desastre.
  • Atención de desastres: es el conjunto de acciones preventivas y de respuesta dirigidas a la adecuada protección de la población, de los bienes y del medio ambiente ante la ocurrencia de un evento determinado.
  • Recuperación: Es el conjunto de acciones posteriores al evento catastrófico, que buscan el restablecimiento de condiciones adecuadas y sostenibles de vida mediante la rehabilitación, reparación o reconstrucción del área afectada, de los bienes y de los servicios interrumpidos o deteriorados, y la reactivación del desarrollo económico y social de la comunidad.
Todo lo anterior se materializa a través de un Plan de Gestión del Riesgo. Éste debe ser un conjunto coherente y ordenado de estrategias, programas y proyectos que se formula para orientar las actividades de reducción o mitigación, previsión y control de riesgos, y la recuperación en caso de desastre.

Al garantizar condiciones apropiadas de seguridad frente a los diversos riesgos existentes, y disminuir las pérdidas materiales y consecuencias sociales que se derivan de los desastres, se contribuye a mantener la calidad de vida de la población.

 

El Plan de Gestión del Riesgo debe incluir un Plan de Emergencias mediante el cual plasmar la definición de funciones, responsabilidades y procedimientos generales de respuesta y alerta temprana; un inventario de recursos; la coordinación de activadas operativas y simulación para la capacitación, todo con el fin de proteger la vida, los bienes materiales y el medio ambiente.


Agregar
Google! Live! Facebook! TwitThis
 

Acceso